ParticularesAcerca del espermaSobre esperma de donante

    Esperma de donante

    El primer embarazo con esperma congelado del que se tiene constancia data del año 1953, y desde entonces la demanda de esperma de donante ha crecido sin cesar. 

    Descubra más acerca de qué es el esperma de donante y sobre el proceso de congelación de esperma.  


    ¿Qué es el esperma de donante? 

    El esperma de donante es el esperma/semen donado por un hombre a una clínica de fertilidad o un banco de esperma para su uso en el tratamiento de fertilidad de una mujer que busca un embarazo.  

      

    Preparación del esperma de donante

    Antes de que pueda tener lugar una donación, el esperma se somete a diferentes pruebas para asegurar que la calidad es lo suficientemente buena para una donación de esperma. Las pruebas permiten analizar el recuento de esperma, esto es, la concentración de espermatozoides por ml de esperma y la concentración de espermatozoides móviles por ml de esperma (denominada también motilidad o MOT). Es la motilidad la que determina la calidad del esperma. Un recuento de esperma normal equivale a una cantidad de espermatozoides de entre 15 y más de 200 millones de espermatozoides por ml de esperma. 

    A continuación, el esperma de donante se prepara para los diferentes métodos de inseminación artificial, por ejemplo:  

    Los distintos métodos de inseminación artificial exigen diferentes métodos de preparación. El esperma se congela «en bruto» con todos los fluidos naturales presentes en una eyaculación normal o se «lava», lo que significa que se eliminan los fluidos del eyaculado normal. El objetivo de lavar el esperma es separar los espermatozoides anormales y, de este modo, obtener una concentración elevada de espermatozoides móviles. Este proceso es necesario para algunos de los tratamientos, pero no para todos.  

    Una vez se ha confirmado la calidad y el esperma se ha preparado para el tratamiento, el esperma de donante se concentra en pequeños lotes y se introduce en pajuelas para proceder a congelarse.  

    Esperma de donante congelado 

    Cuando el esperma de donante se congela, se emplean agentes crioprotectores especiales («anticongelantes») para facilitar el proceso de congelación y para impedir que el agua cristalizada dañe los espermatozoides. El esperma se refrigera gradualmente utilizando vapor de nitrógeno líquido y, a continuación, se almacena en un tanque de nitrógeno a -196 grados Celsius.  

    La congelación del esperma de donante recibe también el nombre de criopreservación. A estas temperaturas tan bajas no existe actividad biológica, y, en consecuencia, ningún microbio ni bacteria pueden atacar al esperma. El esperma no se degrada ni envejece, por lo que la criopreservación no está sujeta a ningún límite temporal.  

    La principal preocupación relacionada con la criopreservación es que no todo el esperma sobreviva al proceso de congelación y descongelación. Sin embargo, puesto que solo se admite para la donación esperma con una alta concentración de espermatozoides y, ante todo, porque la calidad del esperma (MOT) se determina después del proceso de congelación y descongelación, la posibilidad de contar con esperma de alta calidad para tratamientos de fertilidad es muy alta.  

    La capacidad que tienen los espermatozoides que sobreviven a este proceso de fecundar un embrión no se ve mermada durante el proceso de congelación o descongelación. 

    En Cryos contamos con más de 30 años de experiencia en criopreservación. Nuestros procesos están altamente estandarizados gracias a nuestros análisis de esperma asistidos por ordenador, lo que nos permite efectuar una valoración cuantitativa de precisión de la calidad del esperma de donante.  

    Continuamos mejorando a medida que la tecnología evoluciona, y nos esforzamos constantemente por estar al día en las últimas tendencias científicas.