Un sueño hecho realidad

    Todo comenzó en Aarhus, Dinamarca, en 1981, cuando el fundador de Cryos Ole Schou tuvo un extraño sueño sobre esperma congelado. En la actualidad, Cryos es un banco de esperma y óvulos de reconocimiento internacional que ha ayudado a hacer realidad miles de sueños.


    En su calidad de empresa internacional, Cryos proporciona esperma de donante congelando a más de 100 países de todo el mundo. Tenemos la selección más grande del mundo de donantes de Identidad No Revelada y de Identidad Revelada. También estamos orgullosos de poder presumir del mayor número de embarazos registrados del mundo.

    Desde sus comienzos, la empresa se especializó en la crioconservación de esperma. En los últimos 10-15 años, la tecnología que se esconde tras la vitrificación de ovocitos (óvulos) ha evolucionado enormemente. Como consecuencia lógica, Cryos también se ha hecho un hueco en el mercado de los óvulos de donante.

    En 2015, Cryos creó el primer banco autónomo de óvulos congelados totalmente independiente de los Estados Unidos, y ahora estamos orgullosos de abrir nuestro primer banco de óvulos de Europa. La visión continúa siendo la misma: ayudar a las personas sin hijos a hacer realidad su sueño.

    Además de a la investigación y al desarrollo avanzados, el éxito internacional de Cryos puede atribuirse a las personas, las personas que trabajan en Cryos, a nuestros generosos donantes de esperma y de óvulos y, obviamente, a todas aquellas personas que han confiado en nosotros y que en la actualidad son padres y madres orgullosos de niños felices y sanos.

      

    Ole Schou relata los inicios de Cryos:

    "No sé por qué tuve ese sueño allá por 1981. Pero por algún extraño motivo, en el momento en el que me desperté supe de inmediato que tenía que descubrir todo lo que se supiera sobre el esperma congelado. Se convirtió en una especie de obsesión, y leí prácticamente cada libro y artículo que se hubiera escrito al respecto. Poco me imaginaba que, de repente, me había convertido en uno de los expertos líderes en el tema sin tan siquiera ser un erudito en ciencias naturales. 

    Por suerte fui capaz de combinar mis conocimientos sobre el esperma congelado con una licenciatura en administración de empresas, lo que me permitió ir creando paulatinamente una actividad comercial de éxito. Aplicando mis conocimientos sobre el proceso de congelación y almacenamiento de esperma humano, comencé a colaborar con médicos y clínicas que se mostraban muy satisfechos con mi trabajo y mi producto. El negocio despegó y, en un principio, mi oficina y laboratorio se consolidaron como un servicio simplemente para el almacenamiento de esperma congelado. En 1990 dio comienzo el programa de donantes, y la demanda internacional creció con rapidez.

    Más tarde nos empezamos a especializar también en la tecnología de vitrificación de óvulos. Esto significa que somos capaces de ayudar a aún más personas de todo el mundo a convertirse en padres y madres".

    La historia de Cryos