ParticularesBlog¿Cómo debe hablar con su hijo sobre el hecho de ser un hijo de donante?
Padres de hijos concebidos con esperma de donante

¿Cómo debe hablar con su hijo sobre el hecho de ser un hijo de donante?

Hijo de donante

La mayoría de los niños preguntan en algún momento de sus vidas sobre cómo vinieron al mundo. Esto también es así en el caso de hijos concebidos con la ayuda de un donante, solo que su historia es algo diferente. Tener esta conversación con su hijo de donante puede resultar un poco complicada: ¿cuándo debo contarlo? ¿Qué debo contar? ¿Y qué reacción puedo esperar? Por ese motivo hemos recopilado algunos consejos sobre cómo contarle la historia a su hijo de donante.

¿Por qué debemos contar a nuestro hijo que es un hijo o hija de donante?

A lo largo de los años ha tenido lugar un gran debate sobre si los padres y madres deben contar o no a sus hijos que fueron concebidos con la ayuda de un donante. Siempre es asunto de cada familia decidir si el niño debe conocer la historia y cómo hacerlo. Según la catedrática de investigación familiar, Susan Golombok, existe la opinión cada vez más generalizada de que lo mejor es contárselo.

Puesto que está leyendo este artículo, es muy probable que ya haya decidido contar a su (futuro) hijo que es un hijo de donante. Pero si aún está pensando si es lo correcto o si tan solo quiere reafirmarse en su decisión, eche un vistazo a los siguientes motivos:

  • Gracias a las posibilidades que brindan en la actualidad los análisis de ADN, las redes sociales, etc., investigar historias familiares nunca antes había resultado tan sencillo. Por eso le recomendamos decirle a su hijo la verdad. Es muy probable que él o ella lo terminen sabiendo de todas formas, y es mejor recibir la información directamente de los padres que de cualquier otra persona.
  • La honestidad y el respeto son siempre buenos puntos de partida para una relación, también para la relación entre padres e hijos.
  • Las diferencias importantes entre el hijo y los padres pueden explicarse y comprenderse mejor.
  • El niño puede integrar, durante su crecimiento, en su propia historia e identidad el hecho de ser un hijo concebido con la ayuda de un donante.
  • También puede facilitarse a los médicos el historial médico completo de los ascendentes del niño (o comunicar su falta) en caso de que sea relevante en algún momento.

Contar la historia es todo un proceso 

Para la mayoría de padres de hijos concebidos con la ayuda de donantes, los elementos básicos de la historia serán más o menos los siguientes: "Te deseábamos tanto, era muy difícil tenerte, intentamos diferentes cosas y, por fin, te tuvimos y estamos muy agradecidos por ello". Sin embargo, la cantidad de detalles que debe añadir a la historia depende de la edad del niño.

¿Cómo debe hablar con su hijo sobre el hecho de ser un hijo de donante?

La Red de concepción mediante donantes recomienda contar la verdad al niño o la niña cuando aún no haya cumplido los 5 años. El objetivo de esto es hacer que el conocimiento de ser hijo de donante forme parte de la vida del niño. También ayuda a asegurar que no exista ocasión en la que el niño no conozca la verdad. Los estudios de Susan Golombok también muestran que los niños que conocen la historia antes de estar en edad escolar tienen una mejor relación con sus padres. Sin embargo, contarle la verdad al niño cuando tiene esta edad será un proceso, puesto que el niño no necesitará ni comprenderá una versión detallada de la historia desde el principio. A medida que el niño crezca y amplíe sus capacidades comprensivas y cognitivas, podrá ir añadiéndose más información.

¿Qué palabras deben utilizarse sobre el donante?

Antes de comenzar la charla, puede ser una buena idea pensar en qué palabras utilizar al hablar sobre el donante: ¿es un "donante" o es un "padre"? A pesar de que el donante ha proporcionado el 50 % del material genético para la concepción, nunca será el padre del niño desde una perspectiva social. Por lo tanto, puede ser una buena idea tener en cuenta cómo hablar sobre el donante y qué papel quiere que tenga el donante en la vida de su hijo.

¿Qué reacción puede esperar de su hijo?

En función de la edad del niño y del modo que elija contar la historia, la reacción puede ir desde "¿puedo comer algo? hasta "¿cómo es un espermatozoide?". Por lo general, los niños más pequeños no se preocupan demasiado por sus genes, mientras que los niños más mayores tienden a reflexionar más. Si se diera este último caso, es importante apoyar los deseos del niño y volver a hablar más tarde con él una vez haya digerido la información y puedan surgir más preguntas. Recuerde que la curiosidad no significa que dé la espalda a su padre no biológico, si es que hay uno.

Aquí también puede obtener más información sobre cómo hablar con su hijo sobre la concepción con ayuda de un donante.