• Blog
ParticularesBlogLactancia: consejos y explicaciones de la matrona
Embarazo

Lactancia: consejos y explicaciones de la matrona

Una madre amamanta a su bebé

Muchas mujeres embarazadas desean dar de mamar a su bebé una vez nacido, ya que la lactancia materna a menudo se asocia con la unión y el apego al bebé. La lactancia materna es físicamente posible para la mayoría de las mujeres, independientemente del tamaño y la apariencia física de sus senos. La lactancia materna es algo que se debe aprender y practicar junto con el bebé. Lee este artículo para obtener consejos sobre la lactancia.

Tanto si eres madre soltera por elección, como si eres miembro de una pareja lesbiana o una pareja heterosexual, no está asegurado que el bebé empezará a mamar inmediatamente. Puede llevar tiempo que el bebé aprenda la técnica correcta de succión y que la madre aprenda que su leche es lo suficientemente buena para el bebé. Cuando estás dando de mamar, no puedes ver cuánta leche recibe el bebé y, por lo tanto, debes confiar en que este está alimentado correctamente.

Para algunas mujeres, la inseguridad de no saber cuánta leche recibe el bebé puede ser motivo de preocupación a pesar de que el bebé esté creciendo y ganando peso. Te recomiendo que te prepares para dar el pecho antes del parto leyendo sobre ello, para que conozcas el proceso y lo que sucede en el cuerpo cuando nace el bebé y sube la leche. Puedes leer más sobre cómo prepararte para la lactancia y sobre la primera vez en la publicación del blog "Las primeras semanas después del parto".

Una madre y su bebé recién nacido después de una toma

Leche materna

Tu leche materna está diseñada específicamente para tu bebé. Se adapta a las necesidades de tu bebé y contiene todos los nutrientes y líquidos que tu bebé necesita. La leche materna es la mejor alimentación para tu bebé y la lactancia ofrece una gran variedad de beneficios para la salud tanto para la madre como para el bebé.

Dado que la leche materna se adapta a las necesidades de tu bebé, contiene todas las vitaminas, minerales y anticuerpos importantes que tu bebé necesita. Las investigaciones han demostrado que la leche materna además reduce el riesgo de asma, alergias y otitis media, y que las mujeres que dan de mamar tienen un menor riesgo de desarrollar depresión posparto, una menor probabilidad de contraer cáncer de mama o cáncer de ovario, y un posible menor riesgo de contraer diabetes tipo 2.

La primera leche que aparece justo después del parto se llama calostro. El calostro es un fluido espeso y amarillento con un alto contenido de proteínas y que contiene anticuerpos que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico del bebé desde su nacimiento. El calostro sale en pequeñas cantidades y a los pocos días es sustituido por la leche real. La leche materna real es más fluida y de color más blanco que el calostro. Podrás apreciar la diferencia en tus pechos cuando comience a fluir la leche real. Tus pechos aumentarán su tamaño, serán más pesados y los vasos sanguíneos se volverán más visibles. Es posible que al bebé le resulte difícil agarrar correctamente el pezón porque los pechos se llenan mucho y se endurecen. Por eso, puede exigir un trabajo adicional al principio, pero cuando la cantidad de leche se haya adaptado a las necesidades del bebé, todo será más fácil.

Si al bebé le resulta demasiado difícil agarrar correctamente el pezón, puede ser buena idea extraer manualmente un poco de leche para que el pecho se ablande. Sin embargo, recuerda que no aplicar una estimulación excesiva al sacar leche, ya sea con extractor manual o con sacaleches, ya que eso puede aumentar la producción de leche. La cantidad de leche materna se produce a demanda. Cuanto más succione el bebé o más leche saques, más leche se producirá. De esta forma, acabarás produciendo exactamente la cantidad de leche que tu bebé necesite.

¿Qué sucede si no me sube la leche?

Si la leche materna no sube en 3 o 4 días posteriores al parto, es importante hacer algo activamente para aumentar la producción. Una razón por la que no se produce leche podría ser que el bebé esté utilizando una técnica de succión incorrecta o que hayas empezado a darle de mamar demasiado tarde. Para que la producción de leche tenga las mejores posibilidades de éxito, es importante empezar a dar de mamar al bebé dentro de las seis horas posteriores al parto. El uso de chupetes para amamantar o extractores de leche también puede afectar a la producción de leche, ya que la estimulación de los senos no es suficiente.

Una madre y su bebé concebido con esperma de donante después de una toma

Otras razones por las que es posible que no suba leche dentro de un período de 3-4 días:

  • Estrés físico o mental
  • Gran pérdida de sangre tras el parto
  • Complicaciones en el parto o cesárea
  • No se ha colocado al bebé sobre el pecho en las seis horas posteriores al parto.
  • La madre padece SOP
  • Enfermedad metabólica de la madre
  • Cirugía mamaria

Si la técnica de succión es incorrecta, es importante corregirla lo antes posible. Es posible que sea necesario buscar la ayuda de una consejera de lactancia o de una matrona, quienes pueden ayudar a colocar la boca del bebé en la posición correcta alrededor del pezón. Además, podría ser una buena idea empezar a sacar leche, a fin de aumentar la producción. Empieza a sacarte leche después de cada toma, en ambos pechos, de forma que no le "quites" leche al bebé, sino que estimules los pechos una vez terminada la toma.

¿Qué diferencias hay entre la leche materna espesa y la fluida?

La leche materna puede ser fluida o espesa. Una vez que se ha producido la leche y se almacena en las glándulas mamarias, se "separará" para que las partículas de grasa se adhieran al interior de las glándulas mamarias y la leche líquida de las glándulas contenga una menor cantidad de grasa. Cuando la leche comience a fluir, la "leche fluida" con un porcentaje de grasa inferior saldrá primero, seguida de la leche espesa con un porcentaje de grasa alto, a medida que las glándulas mamarias se van vaciando.

Podrás distinguir la leche fluida y la espesa por su color. La leche fluida será de color blanco lechoso, con un matiz azulado. Esto se debe a su bajo porcentaje de grasa. La leche fluida es comparable a la leche desnatada. La leche espesa tiene un color blanquecino y es comparable a la leche entera.

Para que el bebé gane peso, es importante que obtenga la leche rica en grasas y proteínas que se produce al final de cada toma. Por eso, es importante que el bebé vacíe un seno durante la toma antes de cambiar al otro. El bebé tiene que esforzarse más para recibir la leche espesa, y es posible que sientas que su técnica de succión va cambiando.

¿Cuántas tomas debo darle al bebé?

No hay reglas específicas sobre cuándo y durante cuánto tiempo debes dar de mamar a tu bebé. No obstante, en general, un bebé recién nacido necesita al menos ocho tomas al día. El bebé debe poder acceder libremente al pecho y se le debe ofrecer la lactancia cuando muestre señales de tener hambre.

Anteriormente, había consenso entre los profesionales de la salud de que se debía amamantar a los bebés cada 3 o 4 horas. Eso es sencillamente incorrecto y falso. Un bebé debe poder acceder libremente al pecho, ya que la lactancia materna tiene muchos otros efectos positivos además de la alimentación. Sirve de consuelo si el bebé está inquieto o molesto, o si sencillamente necesita estar cerca de ti. Es importante no privar nunca al bebé de tomar el pecho. Estudios recientes han demostrado que el estómago de los recién nacidos se beneficia de las tomas frecuentes, y que darles el pecho cada hora o más no es nada inusual. El estómago de un recién nacido es muy pequeño y no tiene cabida para grandes cantidades de leche. Por eso, es necesario darle de mamar frecuentemente. Además, la leche materna se digiere más rápido, y para mantener estable el nivel de azúcar en sangre, el bebé exigirá que se le dé de mamar con frecuencia. En consecuencia, si un bebé mama con frecuencia, esto NO es un signo de que tengas poca leche o de que esta no contenga suficientes nutrientes, sino simplemente un signo de un bebé sano.

La Junta Nacional de Salud también recomienda la lactancia materna completa hasta los 6 meses de edad y la parcial durante 12 meses o más.

Una madre dando al pecho a su bebé en la cama

¿Cómo puedo asegurarme de que el bebé tome suficiente leche materna?

Durante las primeras semanas, el contenido del pañal te indicará si tu bebé recibe suficiente leche materna. Un mínimo de cinco o seis pañales mojados al día y deposiciones a diario es una señal de que el bebé está creciendo. Además, las heces deben cambiar de color durante los primeros cuatro o cinco días después del nacimiento del bebé. Tras seis semanas, el bebé debe seguir teniendo pañales con heces todos los días. Sin embargo, si el bebé solo recibe leche fluida, es posible que las deposiciones aparezcan incluso cada dos semanas. Esto se debe a que la leche materna está especialmente diseñada para tu bebé y, por lo tanto, el organismo digiere toda la leche materna.

Escasez de leche materna

Muchas madres primerizas en algún momento se preocupan por su producción de leche y por si tienen suficiente leche para alimentar a su bebé. Para la mayoría de las mujeres no hay necesidad de preocuparse, pero para algunas esto hará que dejen de dar de mamar al bebé.

Los signos de escasez de leche son:

  • Pocos pañales mojados y pocos pañales con heces
  • El bebé se muestra letárgico y pasivo
  • La fontanela de la parte superior de la cabeza del bebé se ha hundido
  • El bebé gana poco peso o pierde peso
  • Falta de bienestar

Si experimentas algunos de estos signos, te recomiendo que consultes con una matrona o con una consejera de lactancia. Hay varias medidas que se pueden tomar para aumentar la producción de leche. La razón de tener muy poca leche a menudo radica en la cantidad de leche que se extrae del pecho. Cuando se extrae la leche de las glándulas mamarias, se envía al cerebro una señal de que es necesario producir más leche. Sin embargo, si el pecho no se vacía lo suficiente, no se enviará esa señal de producción de más leche.

Los siguientes problemas también pueden ser la razón de tener muy poca leche:

  • Una posición para dar de mamar que no permite al bebé agarrar bien el pezón
  • Una técnica de succión complicada debido a una anquiloglosia o a tensión en las mejillas
  • Hormonas del estrés que inhiben el reflejo de flujo descendente de la leche
  • Número de tomas insuficiente
  • Tramos de sueño demasiado largos, sobre todo por la noche
  • Suplementación con leche de fórmula sin extracción
  • El uso de chupetes de lactancia

Lo importante es iniciar la producción de leche y que se envíe al cerebro esa señal para la producción de más leche. Esto se puede hacer de muchas maneras. Una forma es acostarse piel con piel con el bebé, ya que esto ayuda a activar las hormonas necesarias para la producción de leche. Ofrécele el pecho al bebé con la mayor frecuencia posible y cambia de lado a menudo para estimular el pecho y producir más leche. Además, puede ser una buena idea extraer leche manualmente o con un extractor de leche. Esto debe hacerse justo después de amamantar, de forma que no le quites leche al bebé, sino que vacíes el pecho por completo y lo estimules para que produzca más.

También es importante mencionar que el ablandamiento de los pechos NO necesariamente es una señal de escasez de leche, sino que indica que la leche se ha adaptado a la cantidad adecuada para el bebé.

Un bebé tomando leche de fórmula en biberón

¿Puedes usar leche de fórmula como complemento a la leche materna?

La leche de fórmula es un suplemento a la lactancia con baja producción de leche o para bebés que no estén recibiendo leche materna. La leche de fórmula se elabora con leche de vaca tratada y a la que se añade hierro y todos los nutrientes que se encuentran en la leche materna. Sin embargo, la concentración de nutrientes en la leche de fórmula es mayor, porque no se absorben tan bien como los nutrientes de la leche materna. El excedente de nutrientes se expulsa en la orina y no es perjudicial para el bebé. La leche de fórmula es muy similar a la leche materna, y es importante tener en cuenta que si no puedes dar de mamar a tu bebé, no tienes que avergonzarte por utilizar leche de fórmula. El bebé recibirá la mayoría de esos mismos nutrientes que recibiría si le dieses de mamar. Las madres primerizas a veces se sienten avergonzadas y perciben como una gran derrota el fallo de la lactancia. Es importante recordar que todas somos distintas y que se es mejor madre por estar dando de mamar al bebé.

Si comienzas la suplementación con leche de fórmula en biberón, existe el riesgo de que la producción de leche disminuya a medida que vayas dando menos de mamar al bebé. Por eso, esto no resuelve el problema de la escasez de leche, puesto que la producción de leche se da en función de las necesidades del bebé. Hay otras formas de suplementar con leche de fórmula mientras se da de mamar en caso de que el bebé no obtenga una alimentación suficiente solo con la lactancia. Por ejemplo, se puede utilizar un sistema Lactaid o se puede añadir el suplemento después de la toma, dándole la leche de fórmula al bebé en un vasito. Una consejera de lactancia puede ayudarte con esto.

Si optas por darle al bebé el suplemento con leche de fórmula en biberón pero quieres seguir dándole de mamar y continuar con la producción de leche, es buena idea que te extraigas leche con un sacaleches. Con la extracción podrás mantener la demanda de leche y la producción.

Al empezar la suplementación con leche de fórmula en biberón, otro desafío puede ser que el bebé rechace el pecho después, ya que es más fácil tomar la leche en biberón que del pecho. Lo que pasa es que el bebé se acostumbra a no esforzarse tanto al mamar y esto puede hacer que prefiera el biberón al pecho. En el caso de los recién nacidos, también puede producir una confusión en el bebé a la hora de succionar, ya que la técnica de succión es distinta con el biberón y con el pecho. Por eso, puede ser más adecuado darle al bebé el suplemento en un vasito, para que no se confunda con las técnicas de succión.

En el caso de los bebés de más edad, con la lactancia ya establecida, no suele traer problemas darles el suplemento en biberón de vez en cuando. No es algo que afecte a la producción de leche salvo que se haga a diario. En tal caso la producción de leche disminuye porque el bebé come menos del pecho.

¿Puedo seguir amamantando si me he infectado con el virus de la COVID-19?

Sí. De hecho, la Junta Nacional de Salud y la OMS recomiendan seguir dando de mamar pese estar infectada con el virus de la Covid-19, ya que los beneficios de la lactancia materna superan cualquier riesgo. Es importante que NO te aísles del bebé y que sigas brindándole la cercanía y seguridad que necesita.

Ningún estudio ha demostrado la presencia de coronavirus en la leche materna en madres lactantes. Por lo tanto, no hay razón para preocuparse o dejar de amamantar debido al riesgo de infección por coronavirus.

A algunas madres les ocurre que su producción de leche disminuye si se han infectado con el virus. Esto es normal y la producción de leche volverá a aumentar una vez superada la infección. Es importante que recuerdes cuidarte tomando líquidos y descansando mientras estés enferma.

UNICEF y la asociación de matronas han elaborado las siguientes directrices para las madres con infección de Covid-19 que estén dando de mamar a un recién nacido:

  • Da de mamar a tu bebé si lo deseas
  • Sigue los consejos generales de higiene sobre el lavado de manos, etc.
  • Lávate los pechos con agua y jabón antes de cada toma
  • Utiliza mascarilla mientras estés dando de mamar al bebé o en contacto estrecho con el bebé para reducir el riesgo de infección.

También se recomienda vacunarse contra la COVID-19 durante la lactancia. Ninguna de las vacunas aprobadas por la OMS que se utilizan actualmente contiene el virus vivo, por lo que no hay riesgo de transmitir el virus al bebé a través de la leche materna. 

Me llamo Julie, soy matrona y trabajo en el Servicio de Atención al Cliente. Soy matrona desde hace 6 años, durante los cuales he acumulado experiencia en numerosas maternidades, incluida una estancia en Uganda. Proporciono al blog de Cryos conocimientos expertos sobre fertilidad, embarazo y parto. Espero ayudarte a acercarte un poco más a hacer realidad tu sueño de tener un hijo.

Julie
Julie
[Tags]: