ParticularesBlogSer la madre no biológica de un niño concebido con esperma de donante: la historia de Lisa
Padres de hijos concebidos con esperma de donante, LGBT

Ser la madre no biológica de un niño concebido con esperma de donante: la historia de Lisa

Por Cryos | 8/10/2020
Ser la otra madre de un niño concebido con esperma de donante

Lisa es una youtuber y madre, junto a su mujer Lynsey, de Teddy. Lynsey es la madre biológica de Teddy. En este artículo, Lisa comparte su experiencia personal como madre no biológica de un niño concebido con esperma de donante.

Ser madre ha sido uno de los mayores privilegios de mi vida. El sentimiento es, si cabe, más especial, ya que mi vínculo con Teddy no se basa en la genética. No lo llevé dentro de mí ni parí entre dolores para traerlo al mundo. Nuestro vínculo lo hemos cultivado los dos, juntos. Nuestro amor mutuo nació en el momento en el que él giró su cabeza hacia mí al oír mi voz, antes incluso de que su madre, mi mujer Lynsey, le hubiera cogido entre sus brazos. Este amor ha ido creciendo desde entonces con rapidez. Fui, literalmente, la primera persona en la que fijó sus ojos cuando vino a este mundo un sábado de marzo de 2019 a las 6:01 de la mañana.

El sueño de una familia

Lynsey y yo intentamos tener un hijo durante ocho meses antes finalizar con éxito un proceso de FIV, pero el sueño de formar una familia nació mucho antes. En realidad queremos tener dos hijos, y mi mujer fue la primera en intentarlo. No porque yo no quiera quedarme embarazada, sino más bien porque ella ansiaba enormemente tener un hijo biológico y, por motivos prácticos y económicos, era mejor que ella tuviera el primer bebé. La edad no jugaba a nuestro favor.

Teddy, hijo de un donante, con su madre Lisa

Teddy con su madre Lisa.

¿Podría conectar?

Nunca me preocupó no ser la madre biológica, en ningún momento. Estaba totalmente segura de mi capacidad de querer y cuidar de un hijo dado a luz por mi mujer. Sin embargo, nunca imaginé lo profundo que podía llegar a ser ese amor o cómo evolucionaría. Porque eso es exactamente lo que ocurrió. Lo que he aprendido es que los vínculos y las conexiones se cultivan mediante el cuidado y la atención. Mediante horas tranquilizando y meciendo (¡no lo juzgues!) a mi hijo hasta quedar dormido. Esta pequeña e indefensa personita no pidió estar aquí, fue nuestra elección, y ahora mi tarea es amarle y protegerle. Una tarea que me tomo, de hecho, muy en serio.

Mientras que Teddy se parece físicamente mucho a Lynsey, se comporta como yo. ¡Solo existe una única persona que le ha enseñado a hablar con las manos! Cuando veo cómo Teddy aprende y evoluciona, tengo claro que estamos en esto juntos y que, en muchos aspectos, se parece más a mí que a su madre.

Teddy tiene dos madres

Una familia

No puedo afirmar que el amor que siento es exactamente el mismo que siente Lynsey. No tengo con qué compararlo. Solo sé que reacciono a mi hijo de un modo ligeramente diferente y he hablado con otras madres no biológicas a las que les ocurre lo mismo. Simplemente puedo oír cómo llora de un modo que Lynsey, físicamente, no puede, aunque cuando tiene dolor de verdad, las dos actuamos igual. Creo que nuestra experiencia de ser las madres de Teddy es la misma, pero diferente. Si es que esto tiene sentido.

Lisa y Lynsey han compartido su vida con el pequeño Teddy en su canal de YouTube Teddy Has Two Mams. Yo aún no les sigues, te recomendamos que visites su inspirador y encantador canal de YouTube.

Si sois dos madres (en ciernes) que están planteándose utilizar el esperma de un donante para hacer realidad vuestro sueño de tener un bebé, podéis comenzar vuestra andadura visitando aquí la Búsqueda de Donantes gratuita de Cryos.