CMV son las siglas de citomegalovirus, un virus común con el que pueden infectarse todas las personas. De hecho, la mayoría de las personas ha sufrido una infección por CMV antes de alcanzar los 50 años sin haber sido conscientes de ello. En consecuencia, tendrán un estado CMV positivo.

Algunos de nuestros donantes se someten a pruebas para detectar su estado CMV a fin de adaptarse al uso en determinados países donde se exige dicha prueba de CMV. Puede consultar el estado CMV del donante en cada perfil en la Búsqueda de donantes. Ninguno de los donantes sometidos a la prueba de CMV tiene el virus activo en el momento de la donación. La prueba de CMV se realiza siempre tanto antes como después de la donación.

Puesto que el donante puede hacer donaciones durante un período de tiempo prolongado, el estado CMV del donante puede cambiar de negativo a positivo. Las muestras que ha donado durante el tiempo en el que sufría una infección positiva se eliminan, y nosotros no aceptamos nuevas donaciones hasta que los resultados del screening muestran que el virus ha dejado de estar activo.

Una infección con CMV es prácticamente inofensiva. Sin embargo, si un feto se infecta con CMV durante el embarazo, el feto puede estar en peligro. Debido al screening periódico y a la limpieza del esperma para IUI, se considera que el riesgo es muy bajo.

Si estuviera preocupada por el CMV, le recomendamos someterse a una prueba de CMV y analizar los resultados con su médico.

Puede obtener más información sobre el CMV en esta publicación del blog.