Un sueño hecho realidad

    Todo empezó en 1981, cuando el fundador de Cryos, Ole Schou, tuvo una revelación que lo impulsó a investigar sobre el proceso de congelación del esperma. Tras años de investigación, Ole Schou fundó Cryos. En la actualidad, Cryos es un banco de esperma y óvulos, ampliamente reconocido a nivel internacional, que ha ayudado a miles de personas a convertir su sueño en realidad. 

    Siendo una empresa internacional, Cryos suministra esperma y óvulos de donante a más de 100 países en el mundo entero. Contamos con la selección más grande de donantes anónimos y no anónimos a nivel mundial. Hacemos alarde además de tener el número más alto de embarazos registrados del mundo. 

    Desde sus comienzos, la empresa se ha especializado en la criopreservación de esperma. En los últimos 10-15 años, la tecnología detrás de la vitrificación de los ovocitos (óvulos) se ha desarrollado a pasos agigantados. Y de la mano de dicho desarrollo, Cryos fue entrando en el mercado de los óvulos de donante. 

    En 2015, Cryos estableció el primer banco de óvulos congelados totalmente independiente en los Estados Unidos. La visión, sin embargo, sigue siendo la misma; ayudar a quienes no tienen hijos a hacer su sueño realidad. 

    El éxito internacional de Cryos puede atribuirse no solo a la alta inversión en investigación y desarrollo sino también a la gente; a las personas que trabajan en Cryos, a nuestros generosos donantes de esperma y de óvulos, y, por supuesto, a toda esas familias que han depositado su confianza en nosotros y que se han convertido en padres orgullosos de niños saludables y felices. 

    Ole Schou nos cuenta cómo empezó Cryos: 

     

    Ole Schou, founder of Cryos

    “No sé por qué tuve este sueño en 1981. Pero por alguna extraña razón, tan pronto como me desperté supe que tenía que averiguarlo todo sobre el esperma congelado. Se me convirtió casi en una obsesión; básicamente leí todo lo que se había escrito al respecto hasta entonces. No podía imaginar entonces que iba a convertirme de un momento a otro en uno de los expertos líderes en la materia sin siquiera haber estudiado ciencias naturales.”

    “Por suerte, pude combinar mi conocimiento sobre el esperma congelado con un título en administración empresarial, y gradualmente logré establecer una empresa de éxito. Con el conocimiento adquirido sobre el proceso de congelación y almacenamiento de esperma humano, empecé a colaborar con médicos y clínicas, los cuales demostraban estar muy satisfechos con mi trabajo y mi producto. La empresa despegó y pude abrir mi primera oficina-laboratorio simplemente como un servicio de almacenamiento de esperma congelado. En 1990 se estableció el programa de donación, y la demanda internacional creció rápidamente.”

    “Más adelante, empezamos a especializarnos también en la tecnología de vitrificación de los óvulos. Esto quiere decir que podemos ayudar aún a más personas en todo el mundo a convertirse en padres”

    Ole Schoud, fundador de Cryos